Anime

Reseña | Black Fox

Ya tuvimos la oportunidad de ver la nueva película del estudio 3Hz, Black Fox y te compartimos nuestra reseña.

Una de las películas más esperadas del año por fin ha visto la luz el pasado 4 de octubre de 2019 dentro de la plataforma de Crunchyroll, debo decirles que durante más de 6 meses me cuidé demasiado de los adelantos porque no quería ninguna clase de expectativa, adicional que mantuve la cordura al no leer ninguna reseña de mis compañeros. Si bien al final se cumplió con el objetivo, no pude evitar escuchar los clásicos susurros entre pasillos que auguraban un mal sabor de boca, ¿será verdad? Cabe mencionar que bajo el concepto de opinión estas ideas fueron escritas y recordarles que NO HAY SPOILERS.

¡Black Fox se encuentra disponible en Crunchyroll!

Black Fox es una película de anime del género de acción y ciencia ficción en el que una adorable niña llamada Rikka vive junto a su abuelo y padre donde el primero es descendiente de un importante clan de ninjas y el segundo un científico especializado en la robótica con inteligencia artificial. Ellos pasan años felices hasta que un ataque orquestado por antiguos colegas le arrebatan no solo a su preciada familia sino la investigación de su padre, será así que Rikka buscará venganza contra los responsables mientras lidia entre la obligación de ser la próxima jefa del clan y el deseo de seguir los pasos de la ciencia.

ANIMACIÓN Y DISEÑO DE PERSONAJES

Lo único que sabía antes de ver la película era que el estudio 3Hz estaría a cargo de su producción quienes ya tienen experiencia en el género gracias a Sword Art Online: Alternative por lo que lo mínimo que podía esperar eran hermosos efectos en CGI y un diseño de personajes adecuado para las secuencias de acción, ante estos debo decir que quedé medianamente satisfecha, explico:

Lo que verás en Black Fox serán múltiples secuencias de acción con una coreografía extraordinariamente fluida y sin repetición de patrones de movimiento, me gustó que el diseño de personajes fuera simple porque eso ayudó a apreciar hasta el mínimo detalle: desde el vaivén del cabello, el comportamiento de la ropa, el manejo de armas y las expresiones faciales de los personajes. Recuerden que eso es lo que buscamos en una buena pelea.

Por otra parte, el conflicto con los efectos comienza cuando no existe armonía en su calidad, habrá ocasiones en que el 3DCGI se vea sumamente plastificado y no termine de compaginar con el 2D, y en otras donde destaque por encima de los personajes y levante el dramatismo en escenas importantes. No estoy diciendo que sea malo pero puede generar ideas equivocadas como el descuido en su dirección o dar la impresión de un trabajo apresurado, es necesario poner estándares desde el inicio.

LA GUILLOTINA DEL ARGUMENTO

A estas alturas ya no estoy segura si se trata de mi experiencia o el poco interés de los estudios en ocultar los parches argumentales pero fue a la mitad de la película cuando noté algo extraño en la narrativa. Un filme cuenta una historia en base a una introducción, desarrollo y final; en otras palabras, se siente que los acontecimientos evolucionan con una fluidez natural.

Entonces, si Black Fox es una película, ¿cuál es el problema? Pues… la sensación es diferente, esa fluidez natural no ocurre y se cuenta como si fuera un resumen de hechos, esto es, como si 12 capítulos de un anime los metieran a la fuerza en una hora y media. Al investigar al respecto me di cuenta de dos desafortunadas verdades: la primera es que tenía razón y la segunda es que muchos reseñistas lanzaron la película a lo profundo del tártaros por eso, cayendo gravemente a lo que se conoce como la Guillotina de Hume.

Por un lado es una pena que nadie en el equipo de producción de Black Fox considerara eso como un problema y de haberlo hecho, es más preocupante que no hicieran nada al respecto. En general es una historia familiar cuya principal intención es entretenerte y nada más, no le interesa imponerte ninguna clase de filosofía, los personajes no son lo suficientemente complejos para hacerte reflexionar y la situación que plantean es resuelta sin mayores adversidades.

Eso sí, no me encanta la idea que debido a cómo la narraron existan huecos argumentales y tengamos que esperar una segunda parte cuando es mejor y más barato hacer un anime de 12 capítulos pero qué más da, incluso si Dios pone su dedo sobre la tierra poco o nulo futuro tendría como serie, la competencia se la comería viva.

Amigos reseñistas… tener una película palomera de vez en cuando no está mal, estamos tan hambrientos de buscar el lado intelectual a cada obra que no nos damos cuenta de las intenciones de su autor, es absurdo y sumamente agotador. Necesitamos poner las cosas en su lugar y no juzgar lo que pudo haber sido en lugar de lo que realmente estás viendo.

Si vamos a enjuiciar una obra en base a su género entonces debemos determinar si la misma cumple con los elementos para ser considerada como tal, si vamos a enjuiciarla por su narrativa entonces asegurémonos de las intenciones de su autor al escribirla, en qué época fue, quién lo asesoró, qué referencias usó y con qué lo podemos comparar. Si partimos desde su animación, para ello se calcula un estándar de calidad, ¿qué es común y qué no lo es?, ¿cómo podemos saber si algo está arriba o debajo cuando no tenemos nada en medio?

Opinar lo hace todo el mundo y cada quien es libre de hacerlo como quiera pero si personas detrás de ti confían en tu juicio… si un autor está esperando que alguien aprecie lo que hizo como si lo viera él mismo, ¿acaso no preferirías ser lo más objetivo y transparente posible? Cuidemos nuestras palabras y aprendamos a recomendar para que llegue al público correcto.

EL SILENCIO TAMBIÉN ES MÚSICA

Como ustedes sabrán, las piezas musicales en cualquier producción tienen como objetivo remarcar los momentos trascendentales de la historia y parten de una emoción, no importa si la escena es triste, feliz, dramática, dinámica, de triunfo o nostalgia; para el espectador será relevante si logra apegarse a ese suceso y recordarlo para siempre, no obstante, a veces el silencio juega un papel mejor.

En Black Fox hicieron un excelente trabajo al colocar pistas que comenzaran de forma sutil, crecieran tomando fuerza hasta que de repente… sshh… fuera el silencio el que acentuara la tensión de la escena, me hicieron estremecer por ese detalle y eso lo agradezco demasiado, lo satisfactorio es inversamente proporcional a lo difícil de encontrar, bien hecho.

EN CONCLUSIÓN: Black Fox es una película palomera que puedes disfrutar cuantas veces tu paciencia lo permita, es algo que yo recomendaría ver a solas o en familia siempre y cuando estés dispuesto a relajarte y dejarte cautivar por la acción y el carisma de su protagonista, esperaré con ansias una segunda entrega.

Recuerden ver y leer otras reseñas, críticas y análisis para que su opinión sea más completa, nos vemos en una siguiente publicación.

Comentarios

Reseña | Black Fox
Comments
To Top