Cine/TV

Reseña | El Príncipe Dragón

Ya vimos las 3 temporadas del Príncipe Dragón una serie animada de Netflix y te traemos nuestra reseña.

Dentro de la infinidad de propuestas en animación y live action que ofrecen las diferentes plataformas de streaming actualmente, es justo destacar una de las mejores y más completas series animadas no solo por su calidad técnica, pues es destacable, sino también por su narrativa y sobre todo, por sus personajes. Esta reseña va acompañada de mi fanatismo ya que rompe a todas luces con los estereotipos y paradigmas planteadas para una producción dirigida principalmente a los niños y sus familias.

ANTECEDENTES

La serie se desarrolla en un mundo de fantasía donde los humanos y elfos están en conflicto debido a que hace mucho tiempo, los humanos utilizaban magia oscura y fueron arrastrados por los dragones y elfos hacia un extremo del continente. Ahora, después de que los humanos mataran al Rey Dragón Avizandum, mejor conocido como “Trueno”, y robaran su huevo, la guerra es inminente.

Mientras las fuerzas se juntan, los elfos “Sombra de Luna” intentan asesinar al Rey Humano y a su heredero, el joven príncipe Ezran quien junto a su hermanastro mayor Callum y la elfa Rayla descubren que el huevo del Rey Dragón no fue destruido sino robado. Es así que con tal de evitar la guerra, ellos se comprometen a regresarlo a su madre Zubeia que se encuentra en la “Torre Tormenta” en el Reino Xadia a la par que conocen a muchos amigos, enemigos y lugares divertidos al igual que problemáticos.

Aunque esta enrevesada trama está dirigida a un público infantil, no significa que la historia sea sencilla o fácil de seguir lo cual en mi opinión es uno de los mejores aciertos pues no subestima a su espectador ni muchos menos su sensibilidad para empatizar con los personajes sin importar el bando, grupo o territorio al que pertenezcan. De este modo, podemos ver que a comparación del Libro Luna, el Libro Cielo es más oscuro y emocionante en el que prima la magia y muchas preguntas obtienen respuesta.

PRODUCCIÓN

El Príncipe Dragón es una serie animada de la plataforma Netflix, creada por Aaron Ehasz (Avatar: La Leyenda de Aang) junto a Justin Richmond (Uncharted 3) y producida por el estudio Wonderstorm que fue fundada apenas en 2016 por antiguos trabajadores de Riot Games pero enfocados en una modalidad “historia y juego”.

La primera temporada se estrenó el 14 de septiembre de 2018 bajo el título “Libro 1: Luna”, la segunda temporada el 15 de febrero de 2019 con el nombre “Libro 2: Cielo”  y la tercera temporada el 22 de noviembre de 2019 llamada “Libro 3: Sol”, todas con nueve capítulos y agregando otra serie original a la plataforma.

UN FINAL TEMPORAL

Como un marco del contexto llega el Libro Sol (tercera temporada) conocido por ser épico en todos los aspectos y en el que la mayoría de dudas y vacíos que venía arrastrando desde el Libro Luna son resueltos con asertividad y coherencia, se afianza el sentido de la responsabilidad, la amistad, honor, amor, el dilema de la paz y la lealtad sin dejar de poner de manifiesto los sentimientos contrarios como el poder obtuso, la traición, odio, el dilema de la guerra y mucho más.

El despliegue técnico en esta temporada es impresionante al traernos momentos que nos tendrán al borde del asiento además de incluir a nuevos personajes con sus intenciones del que les aseguro tomarán partido por alguno. En general, la serie hace las cosas bien al alejarse del paradigma en que los buenos hacen cosas buenas y los malos hacen cosas malas, algo de agradecer para una serie de público infantil.

Este tercer libro pareciera cerrar perfectamente la historia hasta que llegamos al final donde un acontecimiento inesperado podría extenderla a un cuarto libro pero de esto hablaremos más adelante.

VALORES SOCIALES

Personalmente me encanta ver cómo la animación presenta un camino viable para acentuar, reflejar y propiciar valores sociales a los más pequeños y por ende, al resto de la familia. El príncipe es un cúmulo de mensajes progresistas de equidad e igualdad puesto que rompe con los roles de género, de raza, credo e incluso la moral para colocar a todos los personajes (bien diseñados) en igualdad de condiciones.

Dicho esto, es difícil enumerar las situaciones en las que la historia se distancia de la “normalidad” con absoluta naturalidad, así fue concebida, sin razón alguna para cumplir con lo políticamente correcto y aunque somos los adultos quienes notamos esto, ya sea para aplaudirlo, criticarlo o censurarlo, el mensaje para los niños sigue siendo ver a sus personajes favoritos y entenderlos.

Me encanta esta serie por lo que es y por el importante avance que representa, reitero, para toda la familia, quizá para generar un cambio en el pensamiento y conducta a partir de una historia interesante que te mantiene expectante y dándote El Príncipe Dragón como un excelente producto de entretenimiento.

VALORES TÉCNICOS

El Príncipe Dragón usa animación por computadora tridimensional aplicando una velocidad de cuadros reducida en la primera temporada para compensar la “flotabilidad”, razón por la que es poco atractiva y de hecho, chocante. Dicha velocidad se ajustó para la segunda temporada en respuesta a resolver los errores anteriores y mejorando notablemente para la tercera junto a los fondos en una combinación de modelado 3D con pintura a mano en colores potentes y pertinentes respecto a las figuras, momentos y escenarios así como un diseño de arte y personajes igual de fantásticos que el género.

De frente al guión, muestra gran fidelidad entre las temporadas y coherencia en las decisiones que los personajes toman acorde a sus características y desarrollo. Según Ehasz, uno de los objetivos fundamentales del equipo creativo es “retratar un mundo de fantasía que se sienta más diverso y representativo que los mundos de fantasía e historias que hemos visto en el pasado” lo cual consiguen y se agradece.

Tercera temporada

La tercera temporada ha sido increíble y los fans nos preguntamos cuándo podremos ver más, sin embargo, con la reciente controversia respecto al entorno laboral para las mujeres dentro del estudio Wonderstorm, existe un potencial riesgo de que no veamos regresar a nuestros héroes para un cuarto libro, solo el tiempo dirá y deberemos estar pendientes ante cualquier anuncio.

CONCLUSIÓN

El Príncipe Dragón es una oferta de animación inclusiva y representativa, perfectamente disfrutable para niños y adultos cuyo argumento es emocionante, lleno de conspiraciones, ansias de poder, amistad, romance, magia y dragones, ¿qué más podríamos pedir? Una serie nacida fuera del molde para acercarse a la realidad que todos quieren y pueden estar.

Comentarios

Reseña | El Príncipe Dragón
Comments
To Top