Cine/TV

Reseña | Good Omens

Una bendita aventura y una maldita maravilla que causo polémica, aquí nuestra reseña de Good Omens. NO apta para todas las sensibilidades

Un fragmento del Quijote de la Mancha dice “los perros ladran Sancho, señal de que estamos avanzando” y esto es lo que pasa con Good Omens, pues poco se habló de ella hasta que la polémica apareció, y entonces, las redes se volvieron locas. Good Omens podría ser lo mejor que veamos en streaming en este año. Esta reseña se basa sin haber leído el libro y basada en mi enorme predilección por los temas excéntricos e irreverentes; aun así, seremos lo más objetivos posible.

Prime Video empezando a destacar en contenido original

Presentada como una miniserie de 6 episodios, que está basada en la novela de 1990, Good Omens: The Nice and Accurate Prophecies of Agnes Nutter, Witch, escrita por el siempre creativo Neil Gaiman y Terry Pratchett. Es importante mencionar que toda la miniserie contó con un mismo director: Douglas Mackinnon y con el mismísimo Neil Gaiman como guionista y showrunner.

La historia de su producción merece unas cuantas líneas: Gaiman y Pratchett estuvieron interesados en una adaptación televisiva desde el 2011, y aunque esto estuvo bastante encaminado, no llegó a concretarse. En marzo del 2015, Pratchett fallece y Gaiman decide abandonar definitivamente el proyecto puesto que no lo concebía sin él. Sin embargo, tras recibir una carta póstuma de Pratchett instándolo a terminar el proyecto, Gaiman lo retoma para honrar a su compañero creativo.

Finalmente, para el placer de nuestros ojos, en enero del 2017 Amazon prime video, da luz verde al proyecto, estrenándose en la plataforma a finales de mayo del 2019.

GOOD OMENS

Esta miniserie nos llevará por la historia de la humanidad a través de los ojos de un ángel (Aziraphale) y un demonio (Crowley, ángel caído). Durante todo este tiempo estos dos personajes han acompañado a los seres humanos en su proceso de evolución: político, económico y social, convirtiéndose en amigos, socios, aliados, aunque sean antagonistas, como las dos caras de una misma moneda.

Por si fuera poco, ambos están muy habituados a la vida en la tierra y cada uno a su manera, disfrutan de los placeres de la humanidad, se sienten cómodos en mutua compañía y no quieren que eso se termine. Por ello, harán hasta lo imposible por evitar que el anticristo cause el apocalipsis. Pero lo harán por su cuenta, pues tanto el cielo como el infierno, están deseosos de este suceso para enfrentarse unos contra otros y determinar a un único vencedor.

De este modo, en estos 6 episodios, veremos transcurrir una serie de sucesos hilarantes (humor negro), pues nuestros protagonistas son algo torpes y caen en una serie de eventos inesperados. Sucesos históricos, y varios personajes excéntricos: brujas, cazadores de brujas, ángeles, demonios, los jinetes del apocalipsis, el anticristo, entre otros; nos llevarán al cielo y al infierno, pasando por la tierra.

LO MEJOR

Los personajes y su desarrollo son excelentes, sobre todo el de nuestros protagonistas, pues Aziraphale, es un ángel gentil y bondadosa con la humanidad, temeroso de sus superiores como el ángel Gabriel (algo tirano) y de su Dios. Su disyuntiva radica en que su mejor amigo es un demonio y que le encantan los placeres del mundo terrenal (buen café, libros, buena comida). Clawley, por otro lado, es un demonio tierno y compasivo, que se empeña en ocultarlo, valora muchísimo su amistad con Aziraphale y constantemente anda en un modo de “al diablo con el diablo”.

La historia y la forma en que se narra es genial. Una sátira de los conceptos convencionales de cielo e infierno, ángeles y demonios, bien y mal; con diálogos inteligentes y mordaces, un humor negro bien afinado que motiva la reflexión respecto al destino y el papel que cumplimos en este mundo. Y tal vez, solo tal vez, podríamos confrontar nuestras creencias religiosas, de ahí la polémica de la que hablaremos más adelante.

La historia es narrada por Dios, y me encanta que esta voz sea femenina, y sin ningún tipo de parcialidad. Simplemente, va narrando los hechos, incluso sin asumir responsabilidad sobre los eventos que se suceden. Y eso es fantástico, pues acentúa el “libre albedrío”, y nos obliga a aceptar que solo nosotros somos responsables de nuestros actos, nada tiene que ver la intervención divina, en sucesos como el hambre, la guerra, etc.

El desenlace, me gustó mucho. El final es perfecto. Es ingenioso y llega a gustar a todos; además, refuerza los mensajes que se dan durante toda la serie.

LO MALO

Solo diré que uno que otro episodio podría sentirse algo lento o muy largo. Tienden ligeramente a la teatralización y en contadas secuencias, hay un abuso de los efectos visuales. Pequeños inconvenientes que no desmerecen a la producción en su conjunto.

VALORES TÉCNICOS

La calidad técnica de esta producción es innegable. Partiendo por el fabuloso castFrances McDormand como la voz de Dios es estupenda, y nuestros protagonistas David Tennant y Michael Sheen están soberbios cada uno en su personaje, tanto que es difícil pensar en otros actores para sus papeles. 

El diseño de producción es muy simpático y polémico: un cielo que es muy iluminado y ordenado, al punto de lucir corporativo, acartonado y cuadriculado; un infierno que luce desordenado y oscuro, pero con espíritu de cuerpo y respetando la jerarquía con disciplina. El vestuario, las locaciones y la fotografía se le suman.

Finalmente, la música y los efectos visuales, están bastante bien. Cabe mencionar, la intro de la miniserie, que es simplemente genial, tanto como para no omitirla cada vez que comienza un nuevo episodio.

LA POLÉMICA

La serie cobró mayor popularidad a partir de la noticia de que un grupo de cristianos solicitaron a Netflix, el retiro de la serie de su plataforma (jajajajaja, fue muy gracioso), esto demuestra que ni siquiera la vieron, pues hubieran notado que la producción es de Amazon Prime. Igualmente, esta petición tuvo un gran número de suscriptores, y obvio que se dio por el contenido de la serie que satiriza conceptos del cristianismo invitando a pensar, reflexionar y cuestionar a los espectadores, sus creencias religiosas y su fe; o también, a tomarlo con humor y a reforzar dichas creencias y fe.

Sobre este asunto. Creo que es genial que gracias a los streamings, hoy podamos tener la dicha de elegir lo que queremos ver y disfrutar de productos de alta calidad y con temáticas tan diversas como excéntricas. Con esta premisa, creo que debe primar el respeto por las preferencias de todas las personas, y si un contenido no es de nuestro agrado (por cualquier motivo) podemos elegir no verlo.

Finalmente, Good Omens, goza de una revitalizada popularidad debido a una pequeña confusión. Lo cual es genial porque es realmente recomendable, con altos valores técnicos, personajes carismáticos y una historia que transgrede y satiriza los convencionalismos religiosos. Por ello, no es apta para todas las sensibilidades.

Comentarios

Reseña | Good Omens
Comments
To Top