Anime

Reseña | Kimetsu no Yaiba

Hoy se despide el anime Kimetsu no Yaiba de Ufotable, y te compartimos nuestra reseña. ¿Será uno de los mejores del año?

No saben lo feliz que me pone que esto acabara porque desde hace semanas he querido decir todo lo que a continuación leerán y es que pasó tiempo desde que un anime no me hacía debatir tanto con algunos de mis colegas, sin embargo, agradezco que esto me haya hecho dar cuenta de una complicada situación para quienes donamos nuestro parecer y eso es: la evaluación de calidad en el anime, tema que abordaré especialmente en un artículo así que por ahora vayamos a la reseña; recuerden que bajo el concepto de opinión estas ideas fueron escritas y que no habrá spoilers.

¡Kimetsu no Yaiba se encuentra disponible en Crunchyroll!

Kimetsu no Yaiba es un anime del género shounen, nekketsu1 y sobrenatural cuyo protagonista es Kamado Tanjiro, un chico dulce e inteligente que trabaja vendiendo carbón junto a su familia, no obstante, su vida cambia completamente cuando la misma es atacada por un demonio dejando como única sobreviviente a su hermana menor, Nezuko quien por alguna razón es convertida en un oni; será así que Tanjiro emprenderá un viaje para devolverle su humanidad.

DE LO SIMPLE A LO EXTRAORDINARIO

Esta vez hablaré primero de la historia, trama y argumento porque desde el primer capítulo ya te muestran todo lo que ya hemos visto en incontables series del género con el típico protagonista que hará lo imposible para cumplir su objetivo, que enfrenta enemigos cada vez más fuertes y unos grandiosos momentos de comedia que me partieron de risa. Es una historia que funciona y nada más, no muestra nada nuevo y tiende a caer en los mismos problemas de siempre como sobre explicar las situaciones hasta perder su propia lógica, es decir, si lo explicas absolutamente todo entonces carece de emoción y como espectador te sientes limitado a adentrarte a la historia.

Enunciar lo que no se necesita saber en ese momento, sacar justificaciones de la manga, tratar de poner empatía en enemigos que solo conocemos por 5 minutos y metas clichés son errores que el género presenta desde sus inicios y que Kimetsu no Yaiba no es capaz de librar. De nueva cuenta y a pesar de lo anterior, fue realmente impresionante hacer que la historia haya cautivado de manera tan extraordinaria a un gran número de personas siendo tendencia mundial en las redes sociales, cosa inaudita tratándose de un anime. Ya sea que te guste o no la animación japonesa, esta es una serie que no puedes perderte gracias a su visceral, cómica y atinada historia.

ANIMACIÓN Y DISEÑO DE PERSONAJES

Pasemos a la razón por la que yo y otros colegas debatimos sin descanso: la calidad, pero no me malentiendan, desde un inicio es evidente que tanto el diseño de personajes como la fotografía (imágenes fijas), panorama (paisajes que se mueven), paleta de colores, animación CGI, entre otras cosas eran (y son) de lo mejor que le ha pasado al shounen, estaríamos de acuerdo en que es el más bonito y bien hecho de todos lo cual era de esperarse viniendo del estudio Ufotable.

Tal vez ustedes sean muy jóvenes para saberlo, no lo recuerdan o simplemente lo ignoran pero no es la primera vez que Ufotable hace una evolución importante en lo que a calidad de animación respecta pues la emoción que causa Kimetsu no Yaiba en el 2019 es la misma que causó Fate Stay Night en el año 2014. Así es, Fate fue tan innovadora al mostrar tecnologías de animación con secuencias de acción brutales y fluidas en calidad tan arriba de la media que se recuerda como la fuente de ingresos más importante del estudio junto a Tales of Zestiria y de la cual no se ha detenido hoy en día, es así que Ufotable dio un paso tan grande en 2014 que obligó a otros estudios a seguirle el paso y dejó atrás a un montón más.

El hecho de que nuestros expertos de opinión y fanáticos (con el respeto que merecen) digan lo genial que es Ufotable hoy, en 2019, solo me hace reiterar que es muy fácil dejarse llevar por el hype y que la desinformación es algo que debemos apaciguar a como dé lugar en el preciso instante en que surge. La animación de Kimetsu no Yaiba por parte de Ufotable poco o nada me impresiona cuando tiene obras mejores en su repertorio además de que hay otros estudios que le pisan los talones. Cabe mencionar que quien lleva la corona actualmente es Kyoto Animation con Violet Evergarden, seguido por P.A Works (el Disney japonés), el imperio de Production I.G y les aseguro que Bones estará tocando la puerta dentro de poco.

No estoy diciendo que Kimetsu no Yaiba no merece la popularidad que tiene porque habría que estar ciego y necio para decir lo contrario, sin embargo… no es para tanto. Ahora, al ver tantos shounen a lo largo de mi vida y de manera más seria en estos años, lo que más llama mi atención no es la exitosa historia cliché sino las peleas… si es que podemos llamarlas así.

LO QUE EL ESPECTADOR VE NO ES LO MISMO QUE EL ANIME QUIERE MOSTRAR

En verdad adoro a Kimetsu no Yaiba por sus movimientos de cámara, fluidez y el cómo hace escenas tan maravillosas con secuencias de acción (al menos en su primera mitad) simples, cortas y certeras pero no entiendo qué pasó en cierto capítulo (no diré cual porque es spoiler) que dieron un toque atípico a lo anterior mencionado haciendo movimientos de cámara extraños, dejaron atrás la rapidez para hacer secuencias de acción lentas, sin mencionar el montón de parafernalia inútil que fuera de hacer una buena “pelea” no hizo más que saturarla con elementos que no funcionarían en un shounen… y eso es porque esa no era su intención en primer lugar.

Amigos míos, una pelea no es apreciativa, no es una pintura o fotografía que queramos revisar detenidamente; una pelea al menos decente muestra una detallada, rápida y ágil coreografía cuyo enfoque principal son los personajes y no tanto lo que le rodea; el que pongan dragones, espadas y luces como si fuera árbol de navidad hace que ese importante momento pierda fuerza visual, no tiene caso que coloquen cientos de elementos en una pantalla si al final no seremos capaces de captarlos todos sin poner pausa al video. Una pelea sin coreografía es solo un verbo, un verbo como únicamente correr y posar.

Al examinar una obra siempre debemos tomar en cuenta las intenciones por las que fue hecha, entonces ¿era la intención de Kimetsu no Yaiba mostrar una pelea como Dios manda? Por supuesto que no, su trabajo es darte duros golpes emocionales que te hacen reír, llorar y entusiasmarte lo cual, a mi parecer, hizo perfectamente. Tengamos cuidado con eso y pongamos cada cosa en su lugar o de lo contrario estaríamos calificando criterios que no compaginan con su objetivo.

Casi para terminar, la banda sonora fue una de las más acertadas de la Temporada de Primavera obteniendo un buen lugar en las encuestas e incluso ganando un Disco Platino por su tema de apertura “Gurenge” de la cantante LiSA, además de una increíble colaboración en su tema de cierre con la banda Fiction Junction, les recomiendo escuchar la versión completa de ambas y agregarlas a su colección, valen la pena.

En conclusión, Kimetsu no Yaiba se ha colocado como uno de los mejores shounen de la nueva generación junto a My Hero Academia y Black Clover, un anime lleno de comedia, acción y emociones que va de la mano con uno de los mejores estudios de la industria. Auténtica, visceral y sublime son pocas palabras para describirlo. Recuerden ver y leer otras reseñas, críticas y análisis para que su opinión sea más completa, nos vemos en una siguiente publicación.

1Algunos reseñistas han catalogado a Kimetsu no Yaiba en el género Nekketsu por tener el 70% de los requisitos, sin embargo, esto puede dar una idea errónea de su contenido por lo que es preferible llamarlo un shounen.

 

Comentarios

Reseña | Kimetsu no Yaiba
Comments
To Top