Reseñas

Reseña | Sekiro Shadows Die Twice

Sekiro Shadows Die Twice se ubica en la era Sengoku del japón feudal, donde la práctica y observación pueden ser tus mejores aliados para vencer a los enemigos, ya que no será nada fácil la travesía de Sekiro.

Por fin pudimos terminar el nuevo juego de From Software, y te compartimos nuestras impresiones, no apto para cardíacos.

A From Software ya se le ubica por crear juegos complejos y retadores, pero en realidad es la mente creativa de Hidetaka Miyasaki, la que está detrás de los juegos que ha creado el estudio, desarrollando un género casi propio. Miyasaki se unió al estudio en 2004, creando los títulos que los catapultaron al éxito y llevándolo a dirigir la compañía: Demons Souls, Dark Souls y Bloodborne.

El éxito de estos juegos se debió no solo a su estilo único sino también a su retador nivel de dificultad, pero Miyasaki no es conformista ni se distingue por irse “a lo seguro”. Este japonés buscaba algo más dinámico que no necesariamente rompiera del todo con lo que ya había establecido en sus juegos pero sí que lograra ser diferente y un nuevo reto para el estudio, para él y por supuesto para los jugadores.

El nacimiento de Sekiro.

Fue así como cambió sus ambientaciones fantásticas por una basada en hechos reales y desarrolló un estilo de juego más refinado pero a la vez dinámico y de complejo aprendizaje. Así nació Sekiro Shadows Die Twice, ubicado en la era Sengoku del japón feudal, que duró más o menos de 1467 a 1568, un momento en el que el país estaba enfrascado en una cruel y sangrienta guerra civil. Justo en el tiempo donde los ninjas o shinobis, se volvieron populares creando toda clase de leyendas y mitos.

El argumento del juego gira entorno a un joven guerrero que es encontrado en los restos de una gran batalla, adoptado y entrenado por 20 años como un shinobi para cuidar a un amo al que también perderá. Es esta nueva pérdida la que lo lanza a la aventura y es aquí donde inicia el juego, con Sekiro, nuestro protagonista a quien controlaremos para salir de una prisión inicial, al más puro estilo de Dark Souls. Pero desde el inicio te das cuenta que estamos ante algo diferente.

Como en casi cualquier juego, las primeras horas servirán a manera de introducción y tutorial para familiarizarte con el control, algo que de todos modos no pasará hasta bien alcanzado el primer jefe de nivel, o sea, algunas horas después. Pero antes de pasar a más, dejemos algo en claro. Sekiro no es un juego fácil de dominar. A diferencia de Dark Souls o cualquier otro juego de aventura/RPG, éste se distingue por su sistema de combate que requerirá que controles muy bien tus reflejos, pues los enemigos no se vencen solo con golpes… o no exactamente. La cuestión es bloquear sus ataques para romper su posición y resistencia, y así encontrar una debilidad que lo elimine de una o dos estocadas. Leerlo es fácil, entenderlo más o menos, pero ejecutarlo lleva su tiempo y requiere práctica. Sin embargo no es ni aburrido, ni tedioso, pues cada tipo de enemigo tiene una táctica en particular y habrá que aprender sus movimientos para evitar tanto como se pueda a la muerte. Porque eso sí, al igual que otros juegos del estudio, en Sekiro vas a morir, vas a morir mucho. Pero es el aprendizaje y la buena observación la que te ayudará a avanzar entre los escenarios. Además, morir es parte del proceso del juego, pues cada vez que lo hagas por primera vez en cada partida, tendrás la oportunidad de revivir y continuar justo donde estás con las condiciones en las que estés, de ahí el subtitulo del juego: Shadows Die Twice.

La práctica hace al maestro.

Sekiro no puede cambiar ni mejorar ni su arma ni armadura, como en Dark Souls o Bloodborne, por lo que el sistema para mejorar tu personaje se basa no en niveles, sino en una serie de habilidades que agregan movimientos y ataques para combatir mejor y tener más oportunidades de ganar. Por otro lado, Sekiro cuenta con una prótesis de brazo que también puede recibir mejoras, algunas más útiles que otras pero que en conjunto cambian la dinámica al combatir los enemigos, ayudándote de diferentes maneras en cada enfrentamiento.

Por suerte el control está de tu lado tanto como se puede. Sekiro responde bien al control y solo tendrás que acostumbrarte a algunos ajustes en su dinámica de juego, pero nada que signifique que pierdas el control. En combinación con la cámara que es de libre ajuste, como en Dark Souls y Bloodborne, lograrás casi en cualquier caso posicionarte donde quieras y moverte justo a tiempo. Además hay que considerar que Sekiro es un juego mucho más vertical que los ya mencionados títulos de From Software, pues aquí sí hay un botón especial para saltar que en conjunto con tu prótesis de brazo y su habilidad para colgarse de árboles, edificaciones o montañas, genera una sensación más amplia de libertad, aunque no puedas ir exactamente a todas partes y en todas direcciones porque sí, Sekiro es un juego lineal, pero mucho más amplio que los anteriores de la casa desarrolladora.

En su cuestión técnica, Sekiro logra estar al día con cualquier otro juego triple A, pero no esperes nada innovador. Gráficamente el juego luce tan bien como puede, aunque contra algunas comparaciones con Dark Souls 3 no salga tan bien librado, pero hay que considerar que en este nuevo título la verticalidad exige más del poder de la consola, y la ambientación, que tiene más movimiento para lucir lo más natural posible, logra consumir recursos de la consola. Por lo menos la música ahora sí te acompañará en toda la aventura y no solo en los enfrentamientos con jefes o ciertas áreas. De hecho una de las mejores cualidades de este juego es su soundtrack, con melodías inspiradoras y sonidos que representan fielmente la época y acordes a la acción en pantalla.

Aunque Sekiro no ofrece ninguna modalidad para varios jugadores, su duración se basa en su dificultad y sobre todo en el aprendizaje de las técnicas y estrategias para vencer a los enemigos y eventualmente toda la historia. No va a ser un juego fácil y eso no lo hace ser para cualquiera, pero si buscas reto y algo diferente para estos tiempos en los que el battle royal parecen estar en todos lados, Sekiro es sin duda una de las mejores apuestas que puedes hacer.

Reseña por: Hernán Ibáñez. 

  • 7/10
    Historia - 7/10
  • 9/10
    Gameplay - 9/10
  • 8/10
    Gráficos - 8/10
  • 8/10
    Audio - 8/10
  • 8/10
    Rejugabilidad - 8/10
8/10

Resumen

De nueva cuenta Hidetaka Miyasaki, nos sorprende con un nuevo juego donde se sienten los estilos de Dark Souls y Bloodborne; pero, Sekiro es diferente con una historia algo compleja como siempre; con un estilo de juego más refinado pero a la vez dinámico y de complejo aprendizaje. Como en los anteriores juegos  que ha desarrollado From Software, Sekiro Shadows Die Twice es un juego complicado, y seguramente los jugadores que disfrutan de la dificultad, encontrarán en el juego un reto que no es fácil de dominar.

Sending
User Review
8.83/10 (3 votes)

Comentarios

Reseña | Sekiro Shadows Die Twice
Comments
To Top