Cine/TV

Reseña | She-Ra y las Princesas del Poder, un reboot que mejora a su versión original

Ya vimos la quinta temporada de She-Ra y las Princesas del Poder y te contamos lo que nos pareció en nuestra reseña

En medio de tantas animaciones trasladadas a sus versiones live action, acertados y no tan acertados, y remakes y reboots de animaciones clásicas que no les hacen honor a sus predecesoras; aparece She-Ra y las Princesas del Poder, un reboot que no solo nos trae de regreso a la mítica heroína de los 80’, sino que mejora su versión original, llena una serie de vacíos y le da una mitología inolvidable.

Esta nota está hecha con todo el cariño y nostalgia por un personaje que siempre admiré y que llenaba mis mañanas infantiles.

She-Ra, la princesa del poder

Fue una animación de 1985, basada en la heroína de una serie de juguetes creada por la compañía Mattel, producida de 1985 a 1987, con 93 episodios en total. She-Ra se presenta como la hermana melliza de He-Man, siendo prácticamente una versión femenina de él y con una línea argumental idéntica a la de He-Man y los Amos del Universo. Y aunque estuvo destinada a niñas, también conquistó al publico masculino y adulto, quienes reconocieron que argumentalmente era más compleja y mejor que He-Man.

Me recuerdo siendo niña viendo He-Man y ver por primera vez la aparición de la hermana melliza del príncipe Adam, convirtiéndose en She-Ra, fue increíblemente emocionante, y por supuesto me convertí en una asistente asidua a su posterior serie animada. Me tomaré unas líneas para plantear el argumento de la mítica serie de los 80’, pues es importante para rescatar los valiosos cambios de su reboot.

En esta serie la historia cuenta que Hordak (maestro de Skeletor) secuestró a Adora (She-Ra), hermana de Adam (He-Man), recién nacida en un ataque al palacio de Eternia. En venganza, Hordak al no haber podido conquistar Eternia en aquella época, la llevó a Etheria, la crio e hizo capitana de guardia del Ejército de la Horda.

He-Man acude a Etheria por medio de un portal dimensional. Allí se une a otros personajes de la rebelión y en un ataque de la Horda conoce a Adora, la cual, siendo capitana de la Horda, consigue llevárselo inconsciente a la base de Hordak, lugar donde se conocen y Adora descubre con sus propios ojos las atroces acciones de la Horda, preguntándose, si está o no en el bando correcto. Tras descubrir los horrores a los que su maestro Hordak somete a la población, Adora se enfrenta a él, pero la hechicera Shadow-weaver, ayudante de éste, la somete bajo un conjuro. Al final, llamada por Sorceress, la Hechicera Guardiana del Castillo Grayskull a través de la Espada de Protección, Adora descubre toda la verdad sobre su pasado y que He-Man es su hermano. Tras salvarlo convertida en She-Ra y escapar juntos, lideraría desde entonces La Rebelión en contra de Hordak.

Cabe decir que en esta versión la Espada de Protección de She-Ra puede transformarse en toda clase de armas útiles como escudos, cuerdas, boomerangs, etc. También le permite comunicarse con Sorceress y otros personajes como Adam. Además, el poder de la espada está en la gema que posee.

Todo esto lo podemos ver en la película He-Man y She-Ra, El Misterio de la Espada. Se puede visualizar en YouTube, para todos los nostálgicos como yo que deseen revivir estos clásicos momentos.

Ahora veamos qué nos trajo el reboot de She-Ra y por qué ha sido tan bien recibido por los fans del personaje, el fantástico desenlace de la 5ta temporada y la polémica, a mi gusto innecesaria, de su relación con Catra. 

She-Ra y las Princesas del Poder

La serie de animación fue creada por Noelle Stevenson y producida por DreamWorks Animation para Netflix. Se estrenó el 13 de noviembre de 2018, y básicamente es un reinicio de la serie original, aunque los cambios argumentales y de diseño de personaje son notorios, no pierde la esencia de la que nace.  ​

Desde un inicio She-Ra y las Princesas del Poder, fue concebida como un producto en el que los personajes tendrían un mayor trasfondo. ​Noelle Stevenson es la directora y una de las productoras ejecutivas, esto es importante, pues Stevenson es una gran escritora y dibujante de cómics (Nimona, Leñadoras, entre otros) y abiertamente gay, asimismo, el equipo de guionistas, también está formado mayoritariamente por mujeres.

A pesar de que Netflix ordenó una sola temporada, Stevenson declaró antes del estreno, que su equipo había escrito guiones para cuatro temporadas de 13 episodios. Esto significa que todos los acontecimientos de la serie estuvieron pensados desde el inicio. De este modo, la primera temporada sirve como carta de presentación y cada episodio se centra en un personaje, lo que permite dotar de continuidad a la historia.

Historia

Si vimos la versión original, notaremos que Stevenson, respeta toda la premisa inicial que hace al personaje lo que es. She-Ra: raptada al nacer por Hordak, Capitana favorita de las tropas de Hordak, Shadow Weaver es como su madre, se revela al darse cuenta de las atrocidades de Hordak y se une a la rebelión, y episodio tras episodio lucha contra las fuerzas de Hordak para proteger Etheria, su unicornio habla y vuela y su espada es multiusos, puede curar y es super fuerte, todo está ahí. Y justamente, mantener estos aspectos es lo que satisface a los fans, pues en esencia sigue siendo aquella serie que amábamos en los 80’, pero mucho mejor ahora.

Stevenson, se desprende con inteligencia de la sombra de He-Man, sin dejarlo del todo por descontado, pues no expresa con claridad el pasado antes de nacer de Adora, solo mantiene el rapto de la bebé que es llevada a otra dimensión. A esto le sumamos, que la serie plantea que Adora no es la primera She-Ra, sino que hubo muchas más antes de ella. Estos aspectos dejan muchas puertas abiertas, para pensar en la expansión de este universo, si los productores lo quisieran.

A pesar de mantener la esencia, Stevenson, nos trae una historia diferente, que nos permite visualizar con más realismo, los acontecimientos que se van desarrollando en la serie. Stevenson presta especial importancia a las relaciones interpersonales. El hecho de que buena parte del elenco sean jóvenes adultos, tanto héroes como villanos, sirve para explorar sentimientos como el amor, los celos y la amistad, pero también otros asuntos más complejos como el aislacionismo, los prejuicios, las relaciones tóxicas y el colonialismo.

De este modo, se explican tanto los comportamientos positivos como aquellos que no deben ser imitados.​ El mejor ejemplo es la relación de amor-odio entre Adora y Catra, que evoluciona con el paso de los capítulos y permite comprender las motivaciones de la antagonista.​

Valores técnicos

She-Ra se ha hecho casi en su totalidad con animación tradicional, y eso se agradece. Incluye algunas escenas de animación por computadora, pero es imperceptible al ojo común, reflejando toda la calidad de DreamWorks. Stevenson, revela haberse inspirado en la saga de Masters of the Universe, las series de ciencia ficción de los años 80’, la animación japonesa, y la obra de tres dibujantes: Jean Giraud, Roger Dean y Hayao Miyazaki.

Aunque la animación flaquea en algunos episodios de la primera temporada y dista mucho de la versión original, está muy bien hecha y se condice con la nueva visión de la serie y el desarrollo de sus personajes. Y hablando de personajes, es el mayor valor de la serie, el diseño de los personajes es fantástico, sobre todo porque Stevenson lanza un mensaje potente con las características físicas de cada una de las princesas, quienes encajan en una enorme y diversa escala de belleza, fuerza, poder, personalidad, temperamento, modo de relacionarse y de manifestar afecto. Los personajes masculinos no se quedan atrás, pues a pesar de ser fuertes y guerreros, no necesariamente tienen que ser altos y musculosos.

El desarrollo de los personajes, también es un punto a favor muy potente, pues cada personaje es un mundo, tienen trasfondo y personalidad, haciendo que sus motivaciones sean convincentes. No cabe duda que Stevenson se anota un puntazo con los personajes de Catra y Adora, quienes son los más complejos de la serie, dignos de una tesis de psicología, cada una por su lado.

La música no se queda atrás, acompaña con eficacia los momentos de acción o emoción de la trama. 

Valores sociales

Demás está decir que She-Ra y las Princesas del Poder, rebasa cualquier expectativa de una serie animada que muestre los valores sociales que deseamos para una sociedad moderna. Partiendo por el diseño de los personajes, hasta la modificación de estereotipos de género y de sexo.

Y es que la serie resuelve muchas de las taras que acompañan las personalidades naturales y humanas de los personajes, con el reconocimiento del amor, tomándolo como excusa perfecta y viable para favorecer la trama y el fantástico desenlace en la 5ta temporada. De este modo, la serie repite una y otra vez, sin llegar a ser cursi y empalagosa, que el amor lo resuelve todo, permite el perdón, la redención, la amistad sincera, el sacrificio, la aceptación de los defectos de los demás, la comprensión, la valentía, el romance, el desprendimiento, la empatía, la inclusión y muchas cosas más. El amor como la fuerza máxima que nos dirige poco a poco a la felicidad y nos mueve como sociedad.

Debo decir que, a mi gusto, la 5ta temporada fue la mejor, pero claro, no sería lo que fue, de no ser por todo lo que se construyó en las temporadas anteriores. Ver a nuestros amigos vencidos una y otra vez, fue doloroso, ver a nuestras princesas favoritas en el bando contrario, fue todo un conflicto emocional y ver a nuestra heroína dudar, caer sin poder levantarse, sin entender cuál es la verdadera fuente de su poder, nos dejó sin aliento. Tanto como esos 2 últimos episodios, que pensamos que jamás llegarían, tema del que hablaré a continuación ALERTA DE SPOILER.

CatAdora

Como era de esperarse, para algunas pequeñas mentes, el desenlace de la relación entre Catra y Adora es polémico, y se ha llegado a decir que es forzado. Leyendo un poco descubro que la polémica llega principalmente por el fandom latino, pues consideran que en ningún momento de la serie se sugería una relación romántica entre ambas protagonistas. Bueno, eso puede ser porque en Latinoamérica se nos ha acostumbrado a ver los indicios de relaciones del mismo sexo como solo amistad, cuando no es así.

De las palabras de Noelle Stevenson “Mi mayor miedo era mostrar mis cartas demasiado pronto y que me dijeran rotundamente que no podía hacer algo así. tenía esta especie de plan: si consigo llevarlas a este punto en el que su relación y su romance son esenciales para el argumento y no es posible quitarlos, no es posible descartarlos o cortarlos más tarde, entonces tendrán que dejarme hacerlo”. Razonable si pensamos que DreamWorks es un estudio tradicional que no aceptaría de buenas a primeras un cambio tan radical en el clásico personaje.

Entonces que Adora y Catra terminaran juntas, no está forzado, estuvo bien pensado por la creadora de la serie, quien poco a poco nos fue llevando a este increíble final. De hecho, toda la serie es sobre Catra haciendo lo imposible para que Adora vuelva a su lado, por que es la única persona que le ha expresado cariño. Y no es que Adora no la amara, es solo que ella cree que su prioridad es salvar Ethernia y el universo por encima de sus intereses personales. Dos personas que se quieren, pero lo manifiestan de manera diferente, no se escuchan y no se entienden, hasta llegar a este épico final. Solo vasta revisionar la serie completa para ver que el CatAdora es de todo, menos forzado.

Conclusión

She-Ra y las Princesas del Poder, tal como su predecesora, tiene una visión feminista. De manera inteligente prescindieron del príncipe Adam para reescribir la historia en torno a Adora, lo que les ha permitido profundizar en el resto de los personajes. De este modo, Adora es una heroína por derecho propio, no hay ninguna mención a He-Man, y todos conocen su verdadera identidad desde el primer momento, haciendo que la historia sea más verosímil y fluida.

Los personajes han sido rediseñados en términos de aceptación propia, con distintas razas y anatomías, para que cualquier espectador pudiera sentirse identificado con ellos. Pero lo que la convierte en el nuevo referente de la animación familiar es presentar una relación romántica del mismo sexo como corazón de una serie de magia, acción y aventuras, y conseguir un final feliz explícito consecuente con sus personajes. Un gran avance, que hay que agradecer a Noelle Stevenson, y nos deja con ganas de más.

Me hace muy feliz, que las plataformas de streaming estén marcando la pauta en las producciones dirigidas a toda la familia. Y que nos presenten historias inteligentes, de buena calidad, y con una basta diversidad de personajes, de manera natural y sin forzar lo políticamente correcto. 

¡Es de sabios compartir!

Comentarios

Comments
To Top