Cine/TV

Reseña | Una mirada a American Gods

¡Ya vimos la primera y segunda temporada de American Gods y te compartimos nuestra opinión, ya nos urge ver la tercera temporada!

Después de ver la segunda temporada de American Gods y tras la confirmación de la tercera, es justo darle una mirada a esta genial serie de la que poco se habla, sus problemas de producción, el argumento en el que se sostiene y sus resaltantes valores técnicos.

Antes de comenzar, me veo obligada a señalar que me encanta la mitología griega y cualquier producto que se sostiene en historias mitológicas de todo el mundo, por ello, espero ser objetiva en este análisis, pero no puedo prometer nada.

Producción de American Gods

Iniciaremos diciendo que esta serie toma como base argumental la obra literaria del mismo nombre, del siempre creativo Neil Gaiman, publicada en el 2001. Con este cartel era lógico que algunas cadenas de televisión se interesaran en la obra y en su adaptación televisiva, siendo HBO una de ellas. Infelizmente (¿o felizmente?), el proyecto no convenció a la popular cadena de entretenimiento. Esto no significó que no se llevase a cabo, pues la cadena de televisión estadounidense STARZ tomó el relevo del proyecto para que, finalmente, en abril del 2017 se emitiera el primer episodio de la serie, para beneplácito de televidentes cada vez más sedientos de buenas historias.

Para internacionalizar la serie, Amazon Prime Video adquirió los derechos de reproducción, así que ahora la podemos disfrutar a través de esta plataforma como uno de sus productos originales.

La serie sin spoilers

Veamos, esta serie se desarrolla en Estados Unidos de Norteamérica y está ambientada en tiempos actuales. Sin embargo, recurre a una serie flashbacks o retrospectivas para hilvanar una historia compleja y desarrollar a sus personajes (algo que hacen muy bien en la primera temporada). Al inicio puede llegar a parecer una serie antológica, pero claro que no lo es, si el espectador tiene suficiente paciencia, llegará a entenderlo todo… bueno, casi todo.

La serie nos dice de manera constante que Estados Unidos fue un territorio sin alma, sin identidad, sin misticismo, sin historias, sin dioses, pero que, al pasar los siglos, con el proceso de migración de personas de Europa, Asia, África o Medio Oriente, se llegó a poblar el territorio americano trayendo consigo su identidad, sus costumbres, sus mitos, sus tradiciones y por supuestos, sus dioses.

Pero el tiempo pasa y estas personas que llegaron a América tuvieron hijos, y sus hijos, hijos. Y para estas nuevas generaciones ya no hay lugar para los antiguos dioses, por ello tendremos unos nuevos.

Antiguos dioses Vs. Nuevos dioses

Sin que el espectador siquiera lo note, la serie nos coloca en la enorme disyuntiva de tomar partido, ya sea por los antiguos dioses o por los nuevos, y lo más genial es que antes de tomar postura, nos arrincona para reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos.

Antiguos dioses:

Son los que llegaron con los primeros pobladores a América, son los que fueron obligados a adaptarse, a “mutar” con el paso del tiempo, son los que corren el riesgo de ser olvidados y de los que sabemos que “un dios es un dios solo porque los mortales creen en él”. También son crueles, demandantes, ambiciosos, dispuestos a llevar a sus fieles al límite antes de acudir a ellos.

Pero más que nada, quieren que todo vuelva a ser como antes: que los mortales crean en ellos, que se alimenten de la fe. En otras palabras, quieren el control de todo… otra vez. Es entonces que el Sr. Wednesday decide que ya es tiempo de que los antiguos dioses recuperen lo que les pertenece, la fe y la devoción de los mortales. Para ello reclutará a los antiguos dioses para la guerra contra los nuevos.   

Nuevos dioses:

No son muy diferentes de los anteriores, solo que no exigen devoción, ni sacrificios, ni fe, de parte de nosotros; bueno, no tienen que hacerlo, pues los mortales ya les hemos entregado voluntariamente todo eso y mucho más. Son modernos, actuales, tienen el control y literalmente están en todos lados, incluso en la palma de nuestras manos.

Obviamente, consideran a los antiguos dioses desfasados, arcaicos e innecesarios, y harán todo lo que puedan por acabar con ellos de una buena vez. A la cabeza de los nuevos dioses está el Sr. Mundo, que tiene un poder incalculable y la capacidad de estar en todas partes, incluso al mismo tiempo, pues él representa a lo que llamamos globalización. Y claro que también se prepara para la guerra.

En medio de todo esto están los mortales, representados por Sombra Moon. Y como en cualquier historia que involucre dioses, Sombra Moon (los mortales) será manipulado una y otra y otra vez a favor o en contra de los intereses de los dioses. Por qué más puede hacer un dios, si no es jugar con el destino de los simples mortales.

Apartados técnicos de la serie

American Gods, tiene apartados técnicos altamente facturados y es muy notorio.

Comenzaremos por decir que la fotografía es fantástica, y calza perfectamente con la historia de cada dios y los momentos en los que aparecen. Colores opacos para los antiguos dioses y colores más luminosos y psicodélicos para los nuevos dioses. También destacan los efectos visuales, los cuales están muy bien hechos, y junto a ellos el maquillaje y el vestuario acorde a la época, el territorio y el personaje.

La música también es un deleite y acompaña con mucha precisión los momentos más intensos de la trama y se mezcla muy bien con los sonidos del entorno. Además, hay que sumarle las actuaciones de todos los personajes (sobre todo en la primera temporada). Aunque, a mi gusto, el Sr. Wendnesday se lleva los aplausos junto al Sr. Mundo.

El guion, en el que también colaboró Neil Gaiman, es brillante. Tenemos situaciones mordaces llenas de humor negro, diálogos inteligentes y codificados que exigen nuestra máxima atención y nuestra capacidad de interpretación. Un guion que calza muy bien con el hilo narrativo y con las fantásticas tomas cortas en primeros planos, al punto de reconocer los objetos o lugares solo cuando la toma se aleja.

American Gods se toma todas las licencias gráficas posibles. Sin censura, nos muestra escenas explicitas de sexo, violencia extrema, sufrimientos y manipulación; pero todo está perfectamente justificado con la trama.  

Temporada 3 de American Gods

Definitivamente, la primera temporada es mucho mejor de la segunda, pero eso no la hace desdeñable, pues sigue la misma factura técnica como principal atractivo. Esto puede deberse al cambio de Showrunners, quienes también serán diferentes en esta tercera entrega. Pero esto no es tan malo, ya que para la temporada 3 Neil Gaiman está metido completamente en la producción de la serie. Por lo tanto, confiemos en que esta nueva entrega nos traerá la tan anhelada guerra entre los dioses.

Además, la serie está pensada para 5 temporadas, y claro que queremos verlas todas.

Finalmente, solo puedo decir que American Gods es una serie altamente recomendable, no solo por su calidad técnica, que ya es un gran punto a favor; sino porque con cada episodio conocemos una historia mitológica, valoramos las raíces culturales que formaron nuestras sociedades actuales y nos invita a reflexionar sobre qué tanta fidelidad y devoción le estamos entregando a “nuestros” nuevos dioses, y qué tan conveniente puede ser: al fin y al cabo, los dioses son expertos en “jugar y manipular” el destino de todos nosotros… simples mortales.

Comentarios

Reseña | Una mirada a American Gods
Comments
To Top