Cine/TV

Reseña | Watchmen (Serie)

¿Aun no ven Watchmen la serie? Tal vez nuestra reseña te ayude a decidir. Libre de spoilers.

Una de las mejores producciones del 2019 fue Watchmen, y es que contra todo pronóstico esta miniserie basada en la obra maestra de Alan Moore, pero proyectada a unos 30 años pasados los eventos del emblemático cómic. ¿Qué podría salir mal?, todo; ¿Qué salió mal?, nada o muy poco; siendo una autentica sorpresa, con episodios brillantemente dirigidos, personajes entrañables, una historia genial y una altísima calidad técnica.

Producción

La idea de una serie de Watchmen apareció en octubre de 2015, siendo interés de HBO, que inicialmente contacta a Zack Snyder, director de la película de 2009 para evaluar la posibilidad de una adaptación televisiva. Para junio de 2017, Damon Lindelof ya estaba en conversaciones para desarrollar la adaptación potencial de la serie de televisión; en septiembre se anunció que HBO le había dado oficialmente luz verde a la producción. En mayo del 2018, el mismo Lindelof informó a los fanáticos del cómic que la serie de televisión no sería una adaptación directa del material original o una secuela, sino que representaría una historia nueva, sin embargo, la nueva historia tendría lugar después de los Watchmen originales.

Alan Moore

La serie de Watchmen fue creada por Damon Lindelof tenía claro que una de las claves para no tener que ver cómo su producto es comparado constantemente con la obra original, era distanciarse lo más posible, de ella. Lo cual fue posible, No obstante, Lindelof, no renuncia a todo aquello que hizo grande al cómic de Watchmen, escrito por Alan Moore e ilustrado por Dave Gibbons. Por ello, se puede decir que el gran éxito de esta serie se basa precisamente en no olvidar de dónde viene para saber a dónde va; tomando riesgos y tomándose licencias que, a los fans más puristas, podrían desagradar, pero es innegable el producto final es disfrutable.

El cómic

“At Midnight, All the Agents…” primer episodio publicado en julio de 2008

El guionista Alan Moore y el dibujante Dave Gibbons dieron a luz en 1986 a un drama decadente, sórdido y con una visión muy lúcida de la política estadounidense. Todo esto en un mundo de justicieros sin poderes (la mayoría de ellos); pero también sin escrúpulos, sin inteligencia emocional, sin empatía y sin muchos valores tradicionales.

Moore y Gibbons se deshicieron de las bufonerías carnavalescas que los enmascarados arrastraban desde los 60 y estigmatizaros al género superheroico, para narrarnos una historia más profunda, realista y siniestra.

DC Comics, nos traería esta historia en 12 grapas; y más tarde, la crítica y los lectores, la colocaría como una obra de culto, obligatoria para cualquiera que aprecie los cómics.

La serie

De las palabras del creador, Watchmen está “ambientada en una historia alternativa donde los superhéroes son tratados como rechazados y abraza la nostalgia de la innovadora novela gráfica original al mismo tiempo que intenta abrir nuevos caminos”.​ Dicho esto, la serie de HBO se ambienta en un 2019 alternativo, siendo una continuación en cierto modo de la historia del cómic original.

Seguimos en esos Estados Unidos ultraconservadores, pero la mayor preocupación ya no es la tensión con la Unión Soviética de décadas pasadas, sino los repuntes del supremacismo blanco. En concreto, de un culto de seguidores de Rorschach, quien fuera el narrador del cómicque parece que atacará a los policías en sus hogares. Esta historia estará conectada con los altercados raciales que ocurrieron en Tulsa (misma ciudad de Oklahoma donde se ambienta la serie), en 1921. Entre el 31 de mayo y el 1 de junio de aquel año, varios grupos blancos asediaron el distrito de Greenwood en la ciudad, donde estaba establecida la próspera comunidad afroamericana conocida como la “Black Wall Street”, y el suceso se omitió en los libros de historia durante muchas décadas.

Con estos antecedentes, la serie se desarrolla en una Tulsa actual, en donde, los oficiales de policía llevan máscaras para proteger sus identidades y a sus familias, esto sumerge a la población, una vez más, en una controvertida relación entre seguridad y libertad que presentaba el cómic; haciendo que nos preguntemos ¿Realmente vale la pena renunciar a algunos derechos para que nos hagan la vida más fácil? y la clásica pregunta de ¿quién vigila a esos vigilantes si no les vemos las caras?.

Si bien podemos decir que la historia se ampara, inicialmente, en el personaje de la agente de policía Angela Abar, interpretada por Regina King, a quien conoceremos también como Sister Night, no debemos decir que esta sea protagonista de la serie, pues una de las cosas que hace bien la serie es hablarnos de varios personajes con profundidad, y no se centra únicamente en uno o dos. De ese modo veremos el desarrollo de personajes antiguos (provenientes del cómic) como de los nuevos, y la interacción entre ellos. Es así como Watchmen configura un tablero de ajedrez en el que piezas nuevas como Angela o Looking Glass se dan cita con otros viejos conocidos.

Watchmen, arrastra temáticas del pasado como lo son: el racismo, el abuso de autoridad, la segregación social, la violencia extrema por odio racial, para traerlos al presente y hacernos caer en cuenta que cómo sociedad, no hemos cambiado mucho. Esto la hace una digna secuela de la obra maestra de Moore, la esencia de la protesta social y política, el excéntrico comportamiento de personajes, el alicaído sentido de la justicia y la conducta narcisista, egocéntrica y ególatra de Ozimandias, clave para el desarrollo de la trama.

Otra de las cosas geniales que hace la serie, es esa capacidad para no decirnos nada y ser completamente incomprensible, en su episodio piloto, pero aún así nos engancha y queremos saber más. Con esto, también se tiene que reconocer que, en escasas producciones se manejan las referencias (easter eggs)  de una manera tan racional y pertinente, de tal forma que no parezca simple fanservice para jugar con la nostalgia y el fanatismo a la obra de Moore; sino que cada cosa tiene un motivo, una razón y un sentido.

Cabe decir que Watchemen requiere la paciencia del espectador, y para ello las referencias no facilitan ver situaciones, momentos y personajes, que no entendemos inicialmente. Sin embargo, justo en su capítulo final todo cobrará sentido. Y aunque, en algunos momentos podríamos tener uno que otro vacío argumental, esto es insignificante, frente a la narrativa, el guion y los diálogos.

Aspectos técnicos

Watchmen hace todo bien en materia técnica, las actuaciones, la banda sonora y los efectos visuales, así como el montaje, están geniales. No obstante, destaca notoriamente su fotografía, pues, aunque gran parte de la historia se narra en flashbacks, no todos estos momentos se manejan con los mismos filtros de color; de este modo, cada personaje tendrá su propio filtro para plasmar sus recuerdos. Imposible no mencionar la dirección de actores, pero sobre todo la dirección de capítulos, pues algunos episodios (6 y 8) son una verdadera maravilla todo gracias a su gran dirección.

Conclusión

Watchmen es una de esas obras intocables, que al oír que tendrá una adaptación en el cine o en televisión, no se puede evitar pensar “mejor no, pues solo podrían arruinarlo, déjenla en paz”. A pesar de ello, Snyder nos trajo una gran adaptación al cine, con un final incluso más lógico que su versión original, pero claro, para gustos, colores; ahora, Landinof nos trae una “serie secuela” que nos ha volado la cabeza, se entrega y rinde en homenajes a la obra original, y que a la vez, nos presenta una propuesta innovadora, que sabe perfectamente de dónde viene y la valla que tiene que alcanzar; y en mi opinión no solo la alcanza, sino que nos demuestra que aun hay mucho más que contar en este universo.

Se especula que habrá una segunda temporada. Pero, creo y deseo que esto se quede como una gran miniserie. Ya veremos que pasa.   

Comentarios

Reseña | Watchmen (Serie)
Comments
To Top